¡ABRÁZAME!

15/04/2016

Hay abrazos que no se olvidan. Creo que pocas veces he abrazado a alguien como lo hice con Idaira la otra tarde.
No la abracé fuerte, como lo hago con la gente a la que quiero mucho. Porque aunque a Idaira la quiero muchísimo ( y la conozco de un solo día), sentía su fragilidad entre mis brazos, y no quería lastimarla, aunque en sus ojos vislumbré una dureza brutal, como la que tienen todos los niños que no son niños porque el cáncer los convierte en mayores de un sablazo.
Ahora sólo espero el día en que la vuelva a abrazar, muy fuerte, pero sin sostenerla en mis brazos, porque ella ya será alta como yo. Y tendrá un pelo largo hasta la cintura. Y las uñas pintadas de morado y los labios de rojo. Y quizás un tatoo escondido. Y llevará un vestido precioso y unos zapatos de tacón muy bonitos. Y su novio  me mirará celoso por estar abrazado a su tesoro, que ahora, también es el mío.
Y mientras espero a que llegue ese momento, mi querida Idaira, me quedo con el recuerdo de este delicioso abracito que me diste, uno de los más bellos que me han dado en la vida.
Te beso y te mando todo mi amor.

Video: https://youtu.be/S3hZLhSFp4I